jueves, 20 de junio de 2013

Fin de curso

El final del curso ha llegado y yo apenas me he dado cuenta. 

En esta foto, la pequeña apenas tenía una semana de vida y paseábamos cerca del colegio mientras hacíamos tiempo para recoger a la mayor. 
Ahora, nueve meses después, ya ni me planteo llevarla con el pañuelo; pesa más de 11 kg, mi espalda protesta si la llevo mucho tiempo en brazos y a la niña tampoco le gusta mucho ahora ir así. ¡Qué se le va a hacer! Me encantaba llevarla así, pero el tiempo pasa...
Bueno, que pierdo el hilo.
Como termina el curso, pensé en hacerle algún detallito a las maestras que tan bien han cuidado y enseñado a mi hija, me modo que investigué un poco por la red y al final me decanté por un modelo inspirado en este tutorial de Noodle-Head, uno para cada una de sus profes.


Estoy contenta a medias con el resultado. Me encanta la tela exterior y lo rapidito que puedes hacerlo, pero tengo la sensación de que aún las cremalleras no me quedan todo lo bien que querría y también sucede que, al no tener overlock, pues los acabados interiores no quedan como me gustaría. Mi marido dice que soy demasiado exigente, pero supongo que cuando una trata de hacer algo intenta que le quede lo mejor posible. 
El próximo proyecto quedará mejor.

lunes, 3 de junio de 2013

Más allá de las agujas

Porque no solo de labores se vive, o al menos yo.
¿Conocéis el blog " A bowl full of lemons" ? Está en inglés, pero solamente por sus maravillosas fotos inspiradoras merece la pena echarle un vistazo. Yo hace mucho tiempo que lo sigo y, la verdad, suelo encontrar ideas muy útiles para organizar mi casa. Bueno, al menos, lo intento, lo cual no es sencillo cuando tienes una niña de casi 5 años que, no sabes muy bien cómo, acaba invadiendo todos los rincones posibles y otra niña de apenas 9 meses, que aunque aún no gatea, también colabora añadiendo mil y un trastos a la casa. ¡La organización es indispensable!
Pues eso, que he decidido que está claro que lanzarme a ordenar de arriba a abajo la casa en una sesión como que no es nada factible ni realista, de modo que me he propuesto hacerlo poco a poco, todos los días un cajón, un estante, un lado pequeño del armario... y así, poquito a poquito, poner un poco de orden más allá de recoger lo habitual. 
Y como muestra, aquí dejo el antes y el después del armario del cuarto de baño. 
Antes
Después

sábado, 1 de junio de 2013

En mis agujas

Últimamente, he retomado con muchísimas ganas el punto. Tengo varias cosillas en las agujas, lo cual es impropio de mí puesto que me gusta llevar un proyecto cada vez porque sino, me agobio y siento que empiezo y empiezo pero no termino. Sin embargo, teniendo en cuenta que el Chal Misterioso escalona muchísimo sus pistas y que la mayoría de ellas son fáciles y rápidas de hacer, me he embarcado también en otro chal, el Damson de Ysolda.





¿Qué decir de este proyecto? Me está encantando, lo disfruto muchísimo y me relaja enormemente porque es muy, muy sencillito, fácil de memorizar y me permite cogerlo en esos escasos ratitos en los que la peque está despierta pero tranquila. No tiene ninguna complicación, por lo que es ideal para tejedor@s novatos que quieran practicas los YO y hacerse un chal resultón y muy coqueto.