viernes, 26 de julio de 2013

Sorteo de la Pantigana

 

La Pantigana está de sorteo y yo, que estoy deseando probar algunas de sus telas, no podía dejar de pasar la oportunidad de poder hacerlo. Si también os apetece participar, podéis hacerlo hasta el 31 de agosto. ¡No lo dejes pasar!


Once upon a time & knitting

Fuente


Hacía mucho, mucho tiempo que no me engachaba a una serie de esta manera, cuando ves un capítulo y otro y otro más y paras para no quedarte sin ellos demasiado pronto. 
La primera temporada es del 2011, pero yo no he empezado a verla hasta hace un par de semanas, puesto que al haberme leído en su momento Fábulas, pensé que era una reproducción del comic. No obstante, aunque la idea es similar, no tienen nada que ver y eso me gusta. 
La premisa: la madrasta de Blancanieves ha lanzado un hechizo en el Reino que ha provocado que todos los personajes pierdan la memoria y son enviados a un pequeño pueblo de Estados Unidos. Para poder romper el hechizo necesitan a la hija de Blancanieves, Emma, una mujer que ha tenido una infancia muy triste y solitaria. 
Me encantan cómo se han desarrollado los cuentos tradicionales, variándolos en algunos aspectos y haciéndolos más creíbles o razonables (si es que se le pueden atribuir esos adjetivos a los cuentos, claro), cómo se entrelazan unas historias con otras, los guiones, los personajes, la alternancia entre el presente y el pasado...y el vestuario, especialmente las exquisitas prendas de punto que suele lucir Mary Margaret (Blancanieves en la actualidad) y algunos gorros de Caperucita Roja. 

Fuente
Fuente

    
Fuente
Fuente
Y no soy la única que me he quedado prendada de la serie y de sus modelos de punto. En este enlace han dedicado un post a Mary Margaret y podemos encontrar tres prendas inspiradas en la serie: la mantita de Emma, unos mitones de Caperucita y un gorro de Mary Margaret.

lunes, 22 de julio de 2013

Puff de peluches



Mi hija mayor tenía la cama repleta de peluches, acumulados de algunas ferias y regalos y claro, cuando había que deshacer la cama por la noche quedaban desperdigados por la habitación y era muy pesado volver a colocarlos todos por la mañana. Sé que a algunas personas les encanta tener una cama llena de peluches y muñecos pero en mi caso prefiero las camas lo más despejadas posibles, especialmente si se trata del cuarto de las niñas que ya de por sí tiende a ser un caos. 
Tirarlos no era una opción, de modo que dándoles vueltas a las distintas opciones para mantener el orden con los peluches se me ocurrió aprovechar una vieja colcha que encogió al lavarla y hacer un puff cuyo relleno serían los propios peluches.
Colcha de la prima lejana de Charmy Kitty


Lo primero que hice fue doblarla por la mitad con los derechos enfrentados y, a ojo, pintar con un jaboncillo de modista un círculo, dejando la parte abierta sin hacerlo.


 


 No se aprecia muy bien, pero para asegurar la tela (que por cierto, era bastante gruesa), puse alfileres que marcaran también el contorno que debía coser.

En la esquina inferior izquierda se puede intuir un pequeño alfiler...
 A continuación,elegí en la máquina de coser un pespunte con puntadas muy cortitas, para asegurar al máximo la costura y siempre dejando la parte abierta sin coser, para poder luego meter los muñecos. 


Algunos de los inquilinos

El remate final de lo más sencillo: puse tres snaps para cerrar el puff. Es la primera vez que los utilizo a pesar de que hace como dos meses que compré el kit y estoy muy contenta con el resultado. 


 Ha quedado bastante grande, pero mi hija está como loca con él y apenas he terminado de poner el último snap ya se ha sentado en él. 



Creo recordar que en alguna ocasión vi en Pinterest algo similar, pero no lo repineé y no he logrado volver a encontrar la inspiración.