jueves, 8 de agosto de 2013

Mérida

Mérida, en plena fuga, haciendo equilibrios sobre su piscina
Esta tortuga inquieta es Mérida, y sí, la bautizó mi hija mayor cuando mis padres se la regalaron. Y se está poniendo enorme, tanto que ya es capaz de escaparse de su piscina, tirarse al vacio (normalmente, está en la encimera de la cocina) y correr (¿quién dijo que las tortugas son lentísimas?) hacia donde sea. 
El otro día la encontraron en el salón, debajo del mueble de la tele y gracias a que uno de los perros no hacía más que oler en ese lugar.
Y esta foto la ha sacado mi hermano, pillándola en pleno plan de fuga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar y espero verte pronto por aqui!